Compartir la mesa (para nutrirse como grupo)

¿Recuerdas algún momento en torno a la comida que viviste como algo especialmente agradable, útil e incluso feliz?

breaking_bread

Se acerca diciembre y con ello las clásicas comidas de Navidad, ya sean “las del trabajo”, las familiares o las de otros grupos de los que formemos parte.

Un comentario común corre de boca en boca en estos días, si bien no extensible al 100% de las comidas y cenas previstas, sí a una parte muy significativa de las mismas: “voy por compromiso, pero no me apetece”, “vaya miseria tener que ir”, “otra vez me toca aguantar a fulanito/a…”

Desde tal punto de partida, en efecto, esas comidas no son nutritivas. No lo son en cuanto a las relaciones sociales y al desarrollo personal y grupal (las expectativas son de encuentros sociales de nula e incluso negativa calidad). Y posiblemente tampoco lo sean en lo biológicamente alimentario (si la mente y el alma no se sienten nutridos, el cuerpo recibirá la orden o la premisa de no sacar partido nutricional a la comida ingerida).

Y es que posiblemente igual que los menús seleccionados no sean los más saludables en cuanto a calidad, diversidad, tipo de cocinado y cantidad, los menús sociales tampoco han sido cuidadosamente planeados y realizados.

Comidas y cenas copiosas y mal diseñadas, a horarios intempestivos, de larga duración, forzadas social y económicamente…

Así que, la pregunta es obvia: ¿por qué vas? ¿Qué te obliga a ir? ¿Qué pasaría si no vas?

En cambio, podemos aprovechar la oportunidad de sentarnos en torno a una mesa para comer para convertir el encuentro en algo bello, agradable, saludable en todas sus dimensiones, deseable…

El patrón grupal Compartir la mesa nos habla de aprovechar el hecho alimentario para optimizar sus bondades nutricionales tanto en lo biológico como en lo sociológico, o sea, para alimentar sanas relaciones sociales y sanos estados corporales. Hay que tener en cuenta ciertos factores y criterios para que esto pueda darse, e incluso manejamos técnicas de facilitación de grupos que específicamente incluyen comida y bebida como recurso de apoyo metodológico (World Café, café del Mundo).

¿Recuerdas algún momento en torno a la comida que viviste como algo especialmente agradable, útil e incluso feliz? ¿Qué sensaciones experimentaste? ¿Dónde fue? ¿Con quien estabas? ¿Qué hizo de aquello un momento memorable?

Si te animas a compartir las respuestas a estas preguntas, cosa que te agradecería de corazón, fíjate, estarás contribuyendo a diseñar un “menú social” saludable en torno a las comidas de grupo. ¿Nos das tus recetas y trucos de maître?

¡¡Gracias!!

Ver en video 😉

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s