distillingPara mantener enfocada una conversación o indagación, resume y sintetiza regularmente lo que se ha dicho o aprendido.

Trata de extraer aquello que hay en común.

Valora lo novedoso.

Destila poco a poco los elementos que conforman un todo esencial e integrado.

La atención plena que podemos prestar los seres humanos a un discurso o en una conversación tiene una duración limitada (se dice que unos 45 minutos) , al cabo de la cual nos desenfocamos por naturaleza, nos empezamos a desconcentrar y distraer.

Como además durante el proceso lo propio es que no dejen de emerjer ideas, conceptos, datos, sentimientos, emociones, propuestas, ofuscaciones… la cantidad de información que habría que considerar y atender es creciente y probablemente cada vez más compleja.

Destilar es aprovechar la sabiduría grupal en el caos, poner orden y foco en el acto creativo del debate, la deliberación, la discusión, la indagación…

Por ello es importante que haya alguien (desde un rol de facilitadora) que se encargue de:

  1. Anotar o registrar (recoger la información de forma organizada), y
  2. Sintetizar (resumir), recurrentemente, las aportaciones que se lanzan.

De este modo no nos perdemos en los detalles (ni nos perdemos los detalles) sino que, cada cierto tiempo, obtenemos la visión de conjunto y hacemos un seguimiento del avance hacia el objetivo grupal.

Hay una diferencia significativa entre destilar o no destilar, para que el grupo no pierda el foco del proceso ni la información relevante que emerge.

Al destilar pondremos especial atención a:

  • los elementos que se repiten (que nos hablan de “temas vivos”, importantes para el grupo; y que en algún momento habría que tratar de que no vuelvan a aparecer para permitir que afloren también otros y no generar hastío);
  • los elementos nuevos (surgencias), inesperados, las nuevas visiones y soluciones;
  • los elementos que emergen con fuerza (alterando o fruto de alteraciones potentes del campo grupal), que nos hablan de asuntos de gran interés, en forma de acuerdos y fuertes conexiones energéticas; oportunidades potentes; emociones; conflictos o malestares que se hacen visibles…

Destilar es una función propia de la facilitadora cuando existe, o de la persona que dinamice o modere el encuentro. Exige una muy alta concentración en el proceso y, en mi experiencia, para hacer más fácil y útil esta labor, así como optimizar el propio sentido del destilar, debemos apoyarnos en algunas prácticas y recursos:

  • Reformular: en aportaciones más complejas, confusas o que la facilitadora entienda que son delicadas, es conveniente reformular, es decir, repertir en otras palabras la aportación hecha.
    • Esto tiene dos funciones: a) reconocer si se ha comprendido la aportación; b) traducir la aportación a un lenguaje comprensible por el resto del grupo.
    • Y varios beneficios: a) las personas se sienten atendidas (cuidadas) y escuchadas; b) la facilitadora puede regular el flujo del proceso (ritmo, tiempos) en general y sobre todo en momentos clave; c) permite a la facilitadora mejorar la percepción de los temas delicados, disonantes, divergentes… en el grupo.
  • Mapas y registros: en algún punto de la sala se están registrando las aportaciones que van surgiendo. Todo el mundo ha de tener acceso visual directo a este punto.
    • Técnicas para hacer emerger la información: lluvia de ideas; preguntas inspiradoras (se lanza una pregunta al inicio a la que el grupo ha de dar sus respuestas); rondas de intervenciones; conversación intencional (la facilitadora va guiando la conversación en base a una lista de preguntas clave predefinicas); escucha activa previa al debate (en parejas); Open Space; Café del Mundo; etc.
    • Técnicas de mapeo y registro para informar la mente grupal: listas; esquemas; mapas mentales; empleo de iconos reconocicibles o símbolos comúnmente aceptados; líneas del tiempo; tablas y cuadros (cuantitativas, cualitativas); gráficos; dibujos; croquis de un espacio físico (planos o mapas); fotografías…
    • La nevera: es un tipo concreto de registro de aquellas cosas, ideas, temas… que no siendo objeto del proceso en curso, conviene no olvidar para rescatarlas y abordarlas en el futuro. Así que “las metemos en la nevera porque no las vamos a consumir ahora y para que no se estropeen”.
  • Lenguaje gestual grupal: en grupos grandes sobre todo, aunque en realidad casi en cualquier tamaño de grupo, podemos apoyarnos en un código de gestos que, asumidos y utilizados por todas las integrantes del grupo, optimicen la información y el proceso comunicativo. Por ejemplo:
    • Aplauso del lenguaje de signos (alzando ambas manos y agitándolas verticalmente) que significa: “me sumo a esta aportación”, “pienso lo mismo”, “siento lo mismo”.
    • Giro de ambos brazos horizontalmente, entrecruzándose las manos, significa: “te estás repitiendo”, “este argumento ya ha salido”, “no te repitas”, “demos paso a algo nuevo”…
    • Técnicas de consulta del consentimiento: si en algún momento puede interesar cononocer la opinión de forma rápida sobre un tema concreto, se puede hacer un testeo (no vinculante) pidiendo al grupo comunicar su posición mediante: a) pulgar arriba (de acuerdo); b) pulgar abajo (en desacuerdo); c) pulgar medio (no me opongo o no tengo opinión definida).
  • Disposición en círculo o disposiciones irregulares o informales que en todo caso permitan la comunicación y el contacto visual entre todas las personas que forman el grupo, evitando en lo posible la disposición en modo “cine” (filas de asientos alineadas frente a un punto), en la que nos damos la espaldas.

La destilería Martes Santo, en Higuera de la Sierra (Sierra de Aracena, Huelva) no sólo se dedica a la producción tradicional de licores destilados en alambique de cobre alimentado por leña de encina, sino que durante 15 décadas ha ido destilando su propio proceso evolutivo.

Esta destilación organizacional se viene realizando: a) enraizando en sus valores y tradiciones; b) atendiendo al foco (intención) de la empresa familiar; c) nutriéndose de los aprendizajes (información) generados a lo largo de, ahora mismo, 149 años de trabajo grupal empresarial; d) abriéndose a lo nuevo (ampliando y diversificando la gama de productos, ofreciendo productos ecológicos y productos de gama alta).

Se me antoja que una organización con casi 150 años de vida tiene mucho que ofrecer para nuestro aprendizaje grupal. Destilemos pues… 🙂

+ sobre patrones grupales:

Y recuerda 🙂 :

Donde hay patrón no manda marinero, pero con estos “patrones” toda la marinería será capaz de gobernar exitosamente el barco.

faenar con arte fontanero

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s