listening

Escucha con genuina curiosidad, dando la bienvenida a la expresión de los pensamientos, opiniones y especialmente los sentimientos. 

Cuando prestamos atención con todo nuestro ser, más allá de las palabras, la gente se siente escuchada y su energía se mueve hacia nuevos canales, tejiendo conexiones con naturalidad.

HABILIDAD Y ACTITUD PARA ESCUCHAR

Escuchar según este patrón grupal, tal como sugerimos hacer en facilitación de grupos, no es sólo una habilidad más o menos afinada (se puede entrenar), sino una actitud (que también se puede “entrenar”).

La actitud de escuchar es la actitud de abrirse a lo que llega, a lo que cada persona (o grupo de personas) tiene que expresar desde su interior: sean pensamientos, sentimientos, “energías”… Asumiendo las “buenas intenciones” y no apegándonos a nuesras propias posiciones y creencias.

El desapego y la ausencia de (pre)juicio son al mismo tiempo nuestro compromiso con quien se expresa y las garantías que una comunicación auténtica y profunda exige.

LA TENTACIÓN DE NO ESCUCHAR

La tentación de no “escuchar” está presente en muchos grupos, salvo que realmente se hayan comprometido consigo mismos y se entrenen en esta habilidad-actitud. Por eso contar con facilitación de grupos puede ayudar a rehuirla y transitar el camino del diálogo y la escucha activa.

La escucha activa es el tipo de escucha conque aludimos a esta manera de escuchar que el patrón nos propone.

Practicar la escucha activa es una labor instrumental y actitudinal esencial del facilitador/a de grupos. Y es muy deseable para todas las personas que forman parte del grupo.

APLICAR LA ESCUCHA ACTIVA: CO-ESCUCHA

La escucha activa es la base conceptual y metodológica de la “co-escucha”, cuya versión interpersonal más sencilla se aplica en parejas. Formamos parejas en las que, durante unos minutos predeterminados (tiempo pautado), una persona expresa y la otra escucha (activamente). Al cabo de dicho tiempo pautado, se intercambian los roles y la persona que antes hablaba ahora escucha, y viceversa.

La escucha activa se practica con ausencia de feed back, es decir, no interactúando con el hablante. Quien escucha ha de mantener una posición física relajada, la mirada sostenida de forma no invasiva al hablante y no “responder” verbal o gestualmente a quien habla. Todo esto permitirá que quien habla se sepa y se sienta escuchado y sea capaz de conectar con sus procesos más internos y hacerlos aflorar en un marco de seguridad y confianza.

Cuando ambas personas se han expresado (tras la rotación de roles), podemos dar un tiempo de comunicación libre entre ellas, para agradecer, comentar, opinar (sin prejuzgar), sugerir… a la otra persona… en función de lo que la pareja necesite en el momento y del objetivo de la actividad de co-escucha prevista.

CO-ESCUCHA PARA AFINAR LA ESCUCHA GRUPAL

La técnica de co-escucha descrita es muy útil antes de abordar un tema delicado, estratégico, conflictivo… en gran grupo, porque afloja la posible tensión grupal y permite, por el contrario, que se metabolice, se filtre, se depure, se catalice… lo más auténtico que el grupo y cada persona necesitará expresar.

Practicar la escucha activa es esencial, porque se mejora con el uso y el entrenamiento.

ESCUCHAR A LA NATURALEZA

Estar en silencio en la naturaleza, la apertura a lo que se manifiesta, la contemplación en espacios naturales… en silencio y poniendo foco y conciencia en lo que se expresa de forma espontánea a nuestro alrededor… puede sernos de gran ayuda para ser capaz de practicar la escucha activa con personas.

Escuchar la naturaleza, la conexión con la Naturaleza, es una de las prácticas propias de Gaia Facilitación (facilitación de grupos inspirada en la Naturaleza).

En el video os hablo de la escucha, la escucha activa y la co-escucha desde Ceuta, a orillas del Estrecho de Gibraltar.

La playa de Calamocarro ha sido siempre mi favorita. Alejada de la ciudad, pequeña, con el monte a las espaldas, el Estrecho al frente, aguas frías y cristalinas, todo un crisol de vida marina a escasos metros de la orilla… ¡Cuántas horas de juego y disfrute en la Naturaleza, en familia y con amigos/as habré pasado en ella a lo largo de mi vida!

Si afináis el oído (no será difícil), apreciaréis algo más que el rumor de las olas de una tarde veraniega con viento de poniente. 😉

+ sobre patrones grupales:

Y recuerda 🙂 :

Donde hay patrón no manda marinero, pero con estos “patrones” toda la marinería será capaz de gobernar exitosamente el barco.

faenar con arte fontanero

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s