Nunca había visto antes personas habitando en los acantilados de Ceuta.

Malviviendo y jugándose la vida. Convirtiendo esas paredes verticales en su hogar improvisado, escondidos a los ojos de la gente, o buscando algún tipo de refugio. 

Siguiendo con la partida de ajedrez global que presentamos ayer, hoy quería presentar otro de los movimientos que la conforman.

Los movimientos migratorios desde África a Europa que pasan por Ceuta son de tal calado, tal magnitud, que difícilmente podemos hacernos una idea ni valorar realmente lo que significan. Asumiendo la enorme parte de drama humano que supone la migración, por sus diversas causas, quería hoy poner el foco en alguna de sus consecuencias locales.

En mayo de este año se produjo un paso masivo e irregular (no autorizado por las autoridades españolas) de, según las fuentes, entre 8.000 y 12.000 personas desde Marruecos a Ceuta forzando la frontera (muchas menores de edad). Esto supone aproximadamente el 15% de la población local, o sea, un incremento desmedido de presencia humana en apenas unas horas. Haga el cálculo para su municipio e imagine el impacto que esto supone.

La parte de drama de esta situación no debe olvidarse. No me cansaré de decirlo. Drama que se agrava cuando te asalta rápido el pensamiento de que “son peones en una partida de ajedrez”. 

Esto realmente me genera un sentimiento agravado de tristeza no sólo por la situación de las personas migrantes, sino por la manipulación malintencionada a la que están sometidas (pienso en Marruecos, pienso en los países de origen, pienso en la Unión Europea) (pueden leer a Mario Orellana en El Topo nº 47, quien también deambula por estos pensamientos) .

Esta partida de ajedrez se fundamenta en el control del acceso a los recursos naturales en los países de origen (en el fondo es la causa última, la supervivencia de una élite que capitaliza al ser humano y a la Naturaleza para transformarla en poder económico, político y social). 

CONSECUENCIAS SOCIALES EN CEUTA

En el ámbito local, en Ceuta (porque es a Ceuta al trocito de tierra al que le ha tocado estar allí geográficamente, no lo olvide, podría haber sido su municipio), estos movimientos de ajedrez generan solidaridad, compasión, ayuda… 

Pero, y sí, uso un “pero” rotundo, también generan miedo, desconfianza, rechazo… Es decir, un caldo de cultivo excepcional para la corriente fascistoide, reaccionaria, antihumanista y antidemocrática que inunda la UE y por supuesto España.

CONSECUENCIAS NATURALES EN CEUTA

De las 8.000-12.000 personas que entraron en Ceuta el gobierno autonómico local calcula que aún quedan unas 2.500, no todas acogidas en instituciones. Y aquí llegamos al suceso que provocó las reflexiones que comparto en este post. 

Nunca había visto antes personas habitando en los acantilados de Ceuta (Fuentecaballos, Sarchal, Hacho). Malviviendo y jugándose la vida. Convirtiendo esas paredes verticales en su hogar improvisado, escondidos a los ojos de la gente, o buscando algún tipo de refugio. 

El verano podrán pasarlo ahí, en peligro. El invierno seguramente no, a costa de jugarse la vida y la salud.

Las autoridades locales se moverán entre la impotencia y el desbordamiento, y sin embargo tendrán que seguir buscando una solución.

Estos habitantes inesperados del Dominio Público Marítimo-Terrestre, por ampliar el campo de comprensión de las consecuencias locales de la partida de ajedrez global, se ven abocados al conflicto con el espacio natural que habitan (a la sazón Lugar de Interés Comunitario en el Monte Hacho y hábitat de especies protegidas y ecológicamente valiosas). 

Por un criterio de peligro y salvaguarda de la vida humana, estas personas deberían ser desalojadas de allí y contar con una alternativa humanamente digna. 

Por un criterio de equilibrio en la Biosfera local, su presencia en los acantilados pone en riesgo el hábitat y las especies que lo habitan.

TEMPORADA DE PESCA

Ya de paso, sorprende descubrir algunos asentamientos de población local que han creado sus propios cotos de pesca en los mismos acantilados, entre la zona de Fuentecaballos y el Sarchal. Al pie de los acantilados instalaciones (sombrillas, toldos, anafres -barbacoas-… enclavados entre las rocas) para pasar horas de verano pescando, comiendo y casi seguro, durmiendo más de una noche. Este otro tipo de ocupación me genera menos compasión y ninguna simpatía. 

Que la gente pesque como deporte me parece aburrido pero respetable, que use el DPMP-T para pescar esté permitido, que la gente degrade el dominio público me parece inasumible. Y en esto las autoridades sí que entiendo que tienene muy fácil solución.

Jose Gracia y Calvo

Fundador de Surgencia UpWelling Social

#LitoralBiocéntrico #GestiónIntegradaLitoral #GobernanzaLitoral #Litoral #ColapsarMejor #Ceuta #EstrechodeGibraltar #AreasMarinasProtegidas #ProtectedMarineAreas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s